jueves, 12 de septiembre de 2013

Arturo Volantines



Nació el Día de los Enamorados de 1955 en el pueblo legendario de Copiapó (Atacama, Chile). Es poeta, investigador patrimonio cultural de Atacama, editor y gestor cultural. Estudió en Escuela Anexa a la Normal y Liceo de Copiapó, y en UTE de Antofagasta. Reside en la SerenaAutor de: Poetas jóvenes del Norte; Ediciones Sol y Sal, Antofagasta (1980); Algunos poetas del Grupo Salar, Ediciones Rimec, Antofagasta (1980), Pachamama, Santiago, Editorial Cambio (1987); Antología de la poesía del valle de Elqui, tomo I; Ediciones Universitarias UCN, Antofagasta (2002); Lo que la tierra echa a volar en pájaros; Ediciones Universitarias UCN, Primera edición, Antofagasta (2003); Poesía contemporánea de Los Andes, Región de Coquimbo y Provincia de San Juan; Edición del Gobierno Regional de Coquimbo, La Serena (2005); Poetas nortinos contemporáneos, un mapa a completar; Revista Pluma y Pincel, Santiago (2005); El burro del Diablo, Arqueo de la poesía contemporánea de la Región de Coquimbo; Ediciones Universitarias UCN, Antofagasta (2008). Co-autor de: Revolución Constituyente, 1859-2009; Tributo a Pedro Pablo Muñoz Godoy, Comandante de los Igualitarios; (2010); Gabriela Mistral y la literatura de la Región de Coquimbo (2012); El Sitio de La Serena y la Revolución de los Libres (2013), entre otros. Es creador del Premio Lagar y editor del libro Anda libre en el surco; Ediciones SALC, La Serena (2009). Ganador de una docena de premios en concursos literarios nacionales. Ha sido considerado en varias antologías de la poesía chilena; y, recientemente, fue incluido en Árbol de los Libres; Poetas de la Generación NN de Chile de Fabián Muñoz; Editorial Arlequín, Guadalajara, México. Se le otorgó el Broche Institucional Casa Histórica de la Independencia Argentina, Tucumán, Argentina (2012). Es Presidente de la Sociedad de Creación y Acciones Literarias (SALC). Escribe proyecto literario de largo aliento llamado: La Nación Atacameña y es presidente del Comité Consultivo de la Región de Coquimbo del Consejo Nacional de las Artes y de la Cultura de Chile (CNCA).

* * *

1.-

Los flameñandúes ¿qué son?
Esos atravesando la noche,
como cuchillo en odio remoto.
Tal vez, rayos del día 
viajando a los nichos del olvido,
o nidos donde van abrigarse niños abortados;
pero quizás sólo sean trompos ancianos
buscando en los páramosantos           
a los nietos desaparecidos.
Pero si no son los buitres de la muerte;
puede ser esto: el gorjeo de frutóse gancho
anunciando a las óvulabras del amanecer.
¿Qué flameñandúes son nuestra alma?
Tal vez, uno tratando de volar,
como semilla en el cuesco: mi O,
que todavía está naciendo.


4.-

Los montes de Copiapó
son los rebaños pastando
entre el cielo y la memoria.
Las casas hincadas
en la oración matutina
son interrumpidas por la María
Galleta saliendo de la taberna: encendida
y trasnochada en ojos de los asnos.
Las nubes flotan y resuenan dolorosas
en el alambre de púas tendido en los patios.
Todavía viene el tren de Caldera
con su traje de jote ceremonioso:
cortando el sembradío y la siesta,
y arriba como animal cansado
a la memoria. De esa Estación, sale
un niño que espera a su madre:
tierna pasa, desciende
con las manos gastadas,
como arado de madera:
organiza la mesa, lava el rostro
a los pepinos dormidos sobre el hambre.
Amanece mugiendo en Copiapó:
los montes vuelven a rebuznar
entre la leche vinagre de las nubes
y las flautas de los promeseros más viejos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada